Súper poderes para Gente Normal


Joaquín tiene 83 años, a su edad aún tiene buena vista para leer libros, así que Joaquín con la voz grave que desde su juventud le acompaña, cada tarde comparte un rato de lectura en voz alta para sus compañeros en la sala común de la casa de adultos mayores donde vive.


Para que un personaje sea considerado súper héroe evidentemente, como todos sabemos debe poseer súper poderes, algo que lo haga extraordinario, pero hay además una segunda regla y es que esos súper poderes, sean usados para la ayuda de los demás, de lo contrario de nada serviría tenerlos. Superman o


Trayendo esa idea a la realidad, todos los seres humanos, poseemos también esos súper poderes que nos hacen únicos, todos tenemos talentos y habilidades que nos diferencian de los demás porque así fuimos creados, se puede decir que todos tenemos talentos evidentes y talentos ocultos.


Los súper poderes o talentos evidentes, son los talentos que tenemos, y que sabemos que tenemos, son las habilidades que tenemos desarrolladas de una forma natural y consciente, como cocinar, pintar, escuchar a la gente, ser alegre etc. son cosas que hacemos bien, y lo sabemos así como lo sabe Joaquín.


Después están los Talentos Ocultos o no trabajados, que tenemos, pero no somos plenamente conscientes de ellos, son esos súper poderes que los otros ven perfectamente en nosotros, pero nosotros no, por ejemplo tal vez somos buenísimos aconsejando u planeando algo y pensamos que simplemente estamos haciendo algo cotidiano.


En todo caso, cualquiera que sea nuestro talento, la razón de estar vivos, supone la búsqueda de logros y sin importar nuestra edad, ni nuestra educación, esos talentos solo se desarrollan en la medida que sean puestos al servicio de los demás, el problema aparece cuando queremos ir por la vida de la forma más cómoda y de modo que implique el mínimo esfuerzo, con las excusas más comunes de “me da vergüenza” “es que no puedo”, “yo no tengo ningún talento” o “nunca seré tan bueno como los demás” queremos justificar nuestra falta de interés por hacer algo por los demás.


Es importante saber que según los estudios de la Felicidad, (sí existen estudios sobre la felicidad) realizados por la Universidad de Chicago el nivel de felicidad y autorrealización de una persona aumenta a medida que esa persona es más generosa, ya que cuando dedicamos nuestro tiempo a los demás, en automático nuestro cerebro logra que nos olvidemos por un momento de nosotros mismos y de nuestras preocupaciones, este resultado coincide con otro estudio realizado, por Elizabeth Dunn de la Universidad de Columbia donde concluye que la mayor felicidad se correlaciona con acciones de ayuda a los demás.


Pero aún sin tener estudios científicos como base, es evidente que la humanidad necesita más cercanía, dejar de pensar tanto en mí y pensar más en los demás. Por lo tanto mi consejo es que todos pongamos nuestros Súper poderes al servicio de los demás.


Para poner en práctica nuestros súper poderes, te comparto 3 claves:


Primera Clave: Identifica para que eres bueno, y sin caer en egos o dramas, analiza que es aquello que normalmente te agrada hacer por los demás, dar un consejo, enseñar, organizar, acompañar etc.


Segunda Clave: Pregúntate si eso que ya identificaste que haces bien, lo haces con la suficiente frecuencia para ayudar a los demás, o si hay algo que ajustar.


Tercera Clave: ¡Contagia el buen hábito a los demás!, no hay mejor profeta que el ver a los demás ejecutando acciones por los demás de poner a trabajar los súper poderes al servicio de los demás, en pocas palabras: sé como Joaquín.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn

#ProductividadPersonal newsletter

Recibe en tu e-mail las mejoras ideas para tu mejora personal.