Afilar la sierra, ¿Cuál sierra?


Hace más de 30 años el autor Steven Covey en su famosísimo libro “7 hábitos de la gente altamente efectiva”, concluye su obra recomendando como hábito número siete, la renovación continua, algo a lo que él llamó afilar la sierra; haciendo alusión a un leñador que busca talar un árbol, con la mejor herramienta posible, es decir trabajar continuamente en nuestra mejora personal, y así como hace 30 años las videollamadas solo existían en las caricaturas de los supersónicos, pero ahora son parte de nuestro día a día, así también afilar la sierra es una necesidad actual, ¿pero cuál sierra?


Muchos años han pasado desde que ese libro fue un éxito de ventas, pero los problemas que enfrentamos siguen siendo tan retadores como grandes robles, entonces convendría preguntarnos, ¿Cuáles son esas sierras que necesitamos afilar? sobre todo cuando en un mundo tan cambiante las exigencias cotidianas nos obligan a cambiar continuamente de herramienta.


La pandemia, la nueva normalidad y los retos que enfrentamos nos obligan a preguntarnos ¿Cuáles son las principales habilidades que debemos fortalecer?, pues bien, aquí unas ideas:


El último Informe sobre el Futuro del trabajo del Foro Económico Mundial, traza un mapa de los empleos y las habilidades necesarias para ahora y los próximos años, sin importar a que te dediques, el común denominador se rige por la necesidad de mejorar los siguientes aspectos:


1.- Pensamiento analítico y resolución de problemas: En un mundo tan cambiante y con tanto ruido de acontecimientos, información y mensajes instantáneos, educar nuestra mente a hacer análisis de la situación y poder enfocar en lo que de verdad importa nos permitirá dar tiros de precisión, el pensamiento analítico es encontrar las verdaderas causas de los problemas, las cadenas de acciones y consecuencias, para determinar donde se pueden modificar los problemas y lograr resolverlos.


2.-Aprendizaje activo: Sin importar la edad que tengas, la constante además del cambio será la necesidad de aprender constantemente, estar abierto a temas de todo tipo, la mejor habilidad a desarrollar, aunque suene extraño será “aprender a aprender”, el aprendizaje activo como su nombre lo indica no se adquiere solo con leer o tomar una clase sino con ponerlo en práctica, involucrarse, aportar y por supuesto compartir.


3.-Creatividad, originalidad e iniciativa: Esa capacidad para dar otras soluciones originales ante un problema, o la capacidad de pensar en ideas nuevas e innovadoras que sirvan para cambiar el curso de cómo se hacen las cosas, esa debe ser una constante en la vida, y si bien es en la infancia donde la creatividad está en su máxima potencia, el hecho de ser adultos no es una limitante, al igual que cualquier deporte la creatividad se fortalecer al ponerla en práctica.


4.-Resiliencia y flexibilidad: En los siguientes años lo más constante será el cambio, no será posible mantenernos por mucho tiempo en nuestra zona de confort, los cambios tecnológicos, educativos y laborales seguirán ocurriendo y es por eso que la capacidad de adaptarnos y ser parte de esos cambios no es una posibilidad sino una necesidad, cuidando siempre nuestra esencia y valores.


Los años siguen pasando, pero nuestra capacidad de mejora y nuestro valor como personas únicas e irrepetibles nos permiten siempre seguir adelante, afilando la sierra claro!.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn