El virus ya mutó, ¿y tú?


Julian Gartner como otros muchos, fue un sobreviviente de los campos de concentración nazis, donde experimentó en carne propia los horrores del holocausto vio morir a sus padres y como relata en su biografía Julian explica: "Mi propuesta de vida es ver las cosas por el lado positivo, cuando terminó la guerra yo sentía mucha rabia. Pero simplemente pensé que debía convencerme a mí mismo y me dije: Si mi vida va a alimentarse solo de la rabia, del revanchismo, no voy a vivir, tengo que pensar en lo bueno, pensar hacia adelante, y encarar con energía y entusiasmo mi vida". Julian falleció en 2018 a los 94 años, a pesar de todo antes de morir afirmó que tuvo una vida plena.


A un año de estar viviendo en pandemia, ha quedado demostrado que el apoyo mutuo, la familia y la fortaleza de cada persona son los salvavidas que nos sacarán a flote, pues como sabemos las acciones implementadas por el gobierno van en sentido opuesto a toda lógica, del gobierno no esperes nada, las situaciones de angustia en cada hogar son cada día más evidentes y complicadas tanto por la enfermedad, la pérdida de personas queridas y la situación económica, pero hay además una grave consecuencia que no está a simple vista pero de igual forma nos está afectando a todos, me refiero a las consecuencias morales y psicológicas, esas aún no salen completamente a la luz, esas están por conocerse.


Es difícil el embate que vivimos, sin embargo, los psicólogos nos recomiendan trabajar en fortalecer nuestra Resiliencia, la resiliencia es la capacidad que nos permite sobreponernos a las distintas adversidades que se nos presentan y desarrollar conductas positivas ante el estrés, amenazas y problemas, en teoría suena fácil pero la realidad en ocasiones nos supera.


¿Cómo trabajar nuestra resiliencia? Específicamente por medio del autocontrol, que se desarrolla conociendo nuestras emociones, y valorándonos de manera realista, del autocontrol surge la confianza, sabernos capaces y esto nos permite no caer bajo la influencia de factores externos, no es un trabajo que se logre de un día al otro, pero no debemos olvidar que la única constante es el cambio y no solo en el tipo de virus que nos ataca, sino en la forma en que percibimos y afrontamos el problema.


El virus ya mutó y nosotros hemos cambiado nuestras actividades y rutinas, pero ahora debemos sumar a esto el trabajo en nuestra salud mental, como Julian, ten fe … esto pasará, pero tú no puedes seguir igual.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn