10 Mil Horas a tu Favor


La práctica hace al maestro, es un dicho muy común y que nadie puede refutar, cualquier actividad repetida muchas, muchas, muchas veces convierte a cualquiera en un experto y aunque sólo por simple lógica se entiende, hay investigaciones al respecto.


Hace 25 años el psicólogo sueco Anders Ericsson y otros colegas trabajaron por varios años con los niños violinistas de la Academia de Música de Berlín, dividieron a los estudiantes en tres grupos: primero a aquellos que eran niños con potencial de ser violinistas de nivel mundial; otro grupo que eran simplemente buenos; y el tercer grupo que no eran necesariamente buenos pero tenían entusiasmo por aprender, después de observarlos desde los 5 hasta los 20 años de edad las diferencias comenzaron a llamar la atención pues independientemente del grupo donde iniciaron, los que más destacaban eran quienes habían dedicado más horas por día a practicar que el resto, de esa investigación surgió el número estimado de horas para conseguir lo que llamaron la “expertise verdadera”, ese número de horas es 10 mil.


Posteriormente el sociólogo Malcom Gladwell publicó un libro llamado “Los fuera de Serie”, donde, por medio de ejemplos de personajes de la industria o el deporte explica que si bien el talento nato ayuda, la forma para convertirse en un experto en una actividad es con la práctica deliberada y profunda por 10.000 horas.


Hasta aquí, todo suena muy lindo, pero tristemente, esta misma regla es aplicable para las cosas negativas, si diariamente las 16 horas del día que estamos despiertos las empleamos en actividades que intoxican y enferman, como hablar mal de las personas, acariciar ideas negativas, buscar los defectos de los demás, tirarnos al drama, o meterle basura a cuerpo en lo mental o lo alimenticio, en menos de 2 años conseguimos la “expertise verdadera” en ser gente toxica, así que conviene mucho analizar la forma en que empleamos nuestras horas.


Te comparto 3 claves que considero básicas para enfocarnos mejor:


Primera clave: Aclara en tu mente hacia donde quieres dirigirte, ¿Cuál es tu meta? ¿aprender a jugar un deporte? ¿emprender un negocio? ¿mejorar tus finanzas?


Segunda Clave: Respóndete si lo que haces cada día, abona o perjudica para lograr tus objetivos.


Tercera Clave: a picar piedra y a sumar horas, los buenos hábitos son acciones positivas repetidas diariamente a pesar de nadar contra corriente en un mundo que nos bombardea de invitaciones a buscar sólo la comodidad, la recompensa inmediata o el mínimo esfuerzo; pero recuerda que la forma en que ocupes tus 10 mil horas y toda tu vida depende en realidad de a donde quieras llegar.

Porque al final del día, somos producto de nuestras decisiones.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn

#ProductividadPersonal newsletter

Recibe en tu e-mail las mejoras ideas para tu mejora personal.