Que no muera el enfoque...



Cuenta la leyenda que hasta hace apenas unos años, los amigos que se ponían de acuerdo días o semanas antes para ir al cine, el café o el bar acordaban verse en algún lugar, cierto día a cierta hora, ¡y ocurría algo sorprendente!… todos llegaban a su cita y convivían.


Actualmente que 8 de cada 10 personas, tenemos un teléfono en mano, sucede que la mayoría de los acuerdos o citas se ajusten, se cambien o se cancelen a la velocidad de un botón; la facilidad de estar en constante comunicación con todos, nos ha abierto un amplio margen a mover cualquier compromiso, “voy tarde, ¿podemos vernos media hora después?” “¿podemos cambiar el lugar de reunión?” estos ajustes repentinos de planes impactan en el tiempo que habíamos destinado a otras actividades, perdemos la secuencia y terminamos haciendo todo menos de lo planeado, además durante muchas de esas reuniones solo estamos presentes físicamente aún en las reuniones virtuales, pero nuestras ideas y conversaciones están en otro lado.


Ahora bien, el teléfono no solo nos ha cambiado la forma en la que programamos nuestras actividades, también nos ha cambiado la forma en la que atendemos esas actividades, nos está dañando el nivel de atención o enfoque.


El nivel de enfoque o mejor dicho, “la capacidad de poner atención algo” es un verdadero valor que tenemos por naturaleza, las cosas materiales pueden perderse y nuestro cuerpo puede enfermar, pero la capacidad de elegir en qué centrarnos tiene un valor único, que tristemente, gracias a nuestra eterna atención al teléfono estamos atacando, ese enfoque es bombardeado en mil direcciones: el video, la foto, el mensaje, el correo y mil etcéteras más.


Tal vez te puede parecer exagerado pero así como el cigarro hace daño a largo plazo, existe evidencia médica que demuestra que con el uso perpetuo del teléfono nos estamos haciendo daño a largo plazo, no a nuestros pulmones sino a la memoria y atención, los dardos de dopamina que obtenemos de nuestros teléfonos están dañando la capacidad de nuestro cerebro para funcionar a largo plazo, estamos sufriendo lentamente pérdida de la capacidad de memoria e inclusive de nuestra capacidad de dialogo, todo ello en nombre de estar actualizado.


No estoy diciendo con esto que dejemos los teléfonos y nos vayamos a vivir a un monasterio en las altas montañas donde no haya señal, lo que quiero sugerirte es que no dejes que el teléfono domine tu capacidad de enfoque, no permitas que te robe tu tiempo de descanso, no dejes que te robe tiempo valioso de convivencia con las personas que quieres y definitivamente no permitas que a largo plazo tu cerebro pierda el gran valor que tiene “la capacidad de enfoque”.


El teléfono puede ser tu mejor aliado en tus proyectos personales o tu mejor saboteador personal, no olvides que al final del día de eso se trata la vida, de Tomar Decisiones.


Ya para concluir, te comparto 3 claves de mejora:


Primera Clave: El día de todos tiene 24 horas, pero cada quien decide con que actividades lo nutre, debemos buscar equilibro de tiempo de acción y tiempo de inacción.


Segunda Clave: No olvides papel y lápiz, aunque hoy en día todo lo escribimos a través de un teclado, es indispensable no dejar de escribir con papel y lápiz, pero no por nostalgia, sino por salud, está demostrado que hacerlo activa partes de nuestro cerebro involucradas con la creatividad.


Tercera Clave: Nunca olvidemos que la interacción humana, el dialogo directo, la sonrisa cara a cara o un abrazo jamás podrán sustituirse por mensajes o pantallas.


La tecnología debe servirnos y no al revés, por que al final, todos somos el producto de nuestras decisiones.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn

#ProductividadPersonal newsletter

Recibe en tu e-mail las mejoras ideas para tu mejora personal.