Quien Grite Más Fuerte


No todas las opiniones valen lo mismo… suena duro pero es la verdad.

No busco ofender a nadie, sin duda todos los seres humanos merecemos el mismo respeto porque todas valemos por igual, pero no todas nuestras opiniones tienen el mismo peso.

El mundo nos ha vendido espejitos, ese espejito de que no existe una verdad absoluta, sino que cada asunto, cada tema, cada problema puede ser visto por diferentes cristales, y como cada cabeza es un mundo, quedamos envueltos con en miles de opiniones, y ya que no queremos hacer sentir mal a nadie, hemos concluido que cada opinión es igual de valiosa y digna de tomarse en cuenta, sin embargo esto nos ha orillado a un segundo problema:

Como todas las opiniones son igual de valiosas y es adecuado que cada quien opine como le venga en gana, será aquel que grite más fuerte quien logrará convencer a los demás y hará prevalecer su opinión o su verdad, y terminamos tomando decisiones no por ser las más adecuadas sino las que hicieron más ruido.


A los que somos generación X todavía nos tocó ser regañados con la frase retro de: “¿…y si todos se tiran a un pozo, tú también te vas a aventar?” así nos decían, tratando de apelar al sentido común, por desgracia el sentido común anda un tanto extraviado y es por eso que hoy todos nos sentimos con la autoridad moral de dar nuestra opinión jurídica, sentimental, económica o hasta médica (casi con receta) sin ser expertos en el tema o de igual forma damos el mismo valor a la opinión de un especialista que conoce de verdad un tema que a lo que la mayoría opine, o más grave aún nos formamos una decisión a partir de la respuesta más votada de una encuesta en redes sociales.


Tanto peso tiene en colectivo la opinión de los que gritan muy fuerte que la lógica queda de lado, y usando términos revestidos de palabras bonitas, poco a poco las vamos aceptando, Ante la interminable cantidad de opiniones, muchos medios de comunicación dan cada vez más valor a las participaciones de expertos.


El periodista escocés Charles Mackay, relata en su libro “Memorias de la Locura de las Multitudes” lo ocurrido en Europa hace varios siglos, un evento que los economistas llaman burbuja económica conocido como “La Crisis de los Tulipanes”, donde el precio de los Tulipanes comenzó a subir rápidamente (sí, las lindas flores de Tulipán), hubo personas que cambiaron sus casas por tulipanes y todo porque “la gente decía” que seguirían subiendo de precio, que serían una gran inversión y la mejor decisión de sus vidas, ¿ sabes cuál fue el resultado final? una tremenda crisis económica, miles perdieron sus ahorro y propiedades pero eso sí, se quedaron con muchas flores.

Más allá de lo peculiar de lo sucedido, extraigo tres claves para tomar en cuenta:

Primera Clave: Todas las personas somos valiosas, pero no todas las opiniones valen lo mismo, ten cuidado a quien haces caso.

Segunda Clave: Nunca des por obvio algo solo porque todos gritan muy fuerte, que nada acabe con tu capacidad de análisis; opiniones y sentimientos siempre habrá muchos pero las ciencias, los números y los datos verdaderos a lo largo de la historia han demostrado su peso.

Tercera Clave: Toma las decisiones importantes en la vida, sin arrebatos y con información confiable de lo contrario, podrías estar simplemente comprando tulipanes.

Porque al final del día somos resultado de nuestras decisiones.

Más contenido:
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social LinkedIn

#ProductividadPersonal newsletter

Recibe en tu e-mail las mejoras ideas para tu mejora personal.